¿Realmente Shakespeare Escribió Alguna Cosa?

Comenzaré este artículo despotricando un poco y te voy a confesar algo de inmediato: no soporto... no soporto, con todo mi ser, a William Shakespeare. Honestamente, como amante de la literatura y las artes, no entiendo tanto alboroto. Por empezar, nunca encontré sus historias tan asombrosamente brillantes como muchos afirman. De hecho, Shakespeare parece tener la costumbre de crear protagonistas con quienes es imposible identificarse o verse reflejado para el lector. Me fastidia Romeo y Julieta, a quienes considero adolescentes insulsos caprichosos y fácilmente engañados, y me molestó la historia en general por su interpretación retorcida y muy equivocada de lo que es realmente el amor. Y también detesté a Hamlet porque pienso que era un imbécil que tenía un vínculo incestuoso evidente con su madre y que, además, estaba paralizado por su propia neurosis. Estos no son los personajes principales a quienes un lector normal querría que les ocurriera algo bueno y las historias en sí no son atractivas. Por supuesto, esta es una opinión totalmente subjetiva, pero ¿podemos al menos dejar de pretender que Shakespeare era un genio literario?

Y tal vez mi rebelión contra el Bardo también se deba a los pendejos pretenciosos que dicen disfrutar leerlo hoy en día. ¡Suficiente con el acto, digo! A menos que estés leyendo una traducción moderna de su trabajo (que ciertamente hice), simplemente no comprendés lo que dice William Shakespeare. No lo entendés. Nadie lo entiende. El lenguaje y los temas son tan anticuados, que ya no podés leer el Shakespeare original y entenderlo, así como no podés leer una edición de 1611 de la Biblia King James y entenderla.

Pero, sin lugar a dudas, es el Shakespeare llamado "el mejor escritor de la literatura inglesa" el que realmente me saca de las casillas. Charles Dickens derrota a Shakespeare en la elocuencia del lenguaje, la complejidad de la trama y la profundidad moral. Como lo hace Voltaire, al igual que Alexander Dumas y al igual que P.G. Wodehouse. La idea de que la escritura de Shakespeare es única en su "belleza", distinta de los escritores antes mencionados y muchos otros, es una idea que todavía tengo que ver respaldada con algún tipo de argumento fuerte. Para aclarar, no quiero decir que Shakespeare fue un escritor terrible (ese premio es compartido con James Joyce y F. Scott Fitzgerald), pero tampoco debería ser la joya sagrada del mundo de habla inglesa.

En resumen, Shakespeare debe ser el escritor más sobrevalorado en la historia de la humanidad hasta la fecha. Mucho ruido y pocas nueces.

Pero ahora que conocés mis sentimientos hacia la escritura de William Shakespeare, permitime decirte por qué deseo privar al hombre incluso de su burda mediocridad. Mirá, por mucho que no me interesen las historias en sí mismas, por empezar tampoco creo que un hombre llamado William Shakespeare alguna vez las haya escrito. Sin duda, existió un hombre llamado William Shakespeare, y hay pruebas más que suficientes para demostrarlo. Pero es probable que el hombre haya sido la "cara pública" de un autor anónimo que disfrutó el anonimato por razones desconocidas. Llegaremos a los candidatos para ver quién fue el verdadero autor de Shakespeare en su momento, pero, por ahora, dejame mostrarte las razones por las cuales, en primer lugar, la autoría de Shakespeare debería ponerse en duda.

No Creo Que William Shakespeare Haya Escrito Las Historias Que Se Le Atribuyen Porque Las Historias Contienen Un Conocimiento De La Vida Real Que Es Inconsistente Con Los Antecedentes De Shakespeare.

Shakespeare creció en Stratford-upon-Avon, una ciudad comercial donde se distribuían ovejas y se sacrificaba el ganado. No era un lugar donde las élites inglesas tenían una gran presencia. Ninguno de los padres de William, John y Mary Shakespeare, podían escribir ("firmaban" con una marca, como era común en las personas que eran analfabetas), y no hay evidencia de que las hijas de William Shakespeare pudieran escribir (no tenemos un solo papel con sus firmas). Esto parecería implicar de manera extraña, si se quiere creer la visión convencional de la autoría de Shakespeare, que la generación anterior a William no podía escribir, después William podía y la generación posterior a él no podía. Se ha propuesto que William Shakespeare aprendió a escribir asistiendo a King's New School, pero no se han encontrado registros ni pruebas que respalden esta afirmación.

Pero más que su alfabetización, está más en discusión el tema sobre el que supuestamente escribió. Durante el siglo XVI y principios del XVII los deportes como la caza, la cetrería, el tenis y el bowling sobre césped se consideraban actividades aristocráticas de las que las personas comunes habrían sabido muy poco. Sin embargo, Shakespeare escribe sobre todos estos deportes en intrincados detalles. Shakespeare también incluyó en sus obras detalles sobre cómo funcionaba la política y las costumbres de la corte, a pesar de que no tenía forma de aprender sobre ninguna de esas cosas dado su lugar en la vida. 

Recordá que ese era un momento en el que la información no era tan fácil de obtener como lo es hoy en día. Para mí, escribir un libro llamado "La Vida En La Casa Blanca", por ejemplo, a pesar de que nunca estuve en la Casa Blanca, no es un problema. Tengo bibliotecas, internet y documentales que podrían decirme cómo es vivir en la Casa Blanca. Pero ese no era el caso en los días de Shakespeare. Era raro que alguien por debajo de la clase de las élites tuviera un conocimiento profundo de cómo vivían las elites inglesas. Esto, en mi opinión, hace que la autoría de las obras de Shakespeare que involucran a la realeza (que eran casi todas) sea cuestionable.

No Creo Que William Shakespeare Haya Escrito Las Historias Que Se Le Atribuyen Porque La Forma Elitista En La Que Muestra A Los Plebeyos En Sus Obras Teatrales Es Inconsistente Con Lo Que Sería Su Actitud Como Plebeyo.

Shakespeare a menudo retrataba a los plebeyos en sus comedias como tontos cómicos o mobs peligrosos, mientras que los personajes que formaban parte de la élite -buenos o malvados- eran astutos, ingeniosos e inteligentes. El famoso poeta estadounidense Walt Whitman notó esto en su November Boughs (1888) cuando dijo: "Las comedias de Shakespeare tienen el inconfundible matiz de las obras de teatro, retratos hechos solo para el divertimento de la élite del castillo y desde su punto de vista. Las comedias son totalmente inaceptables para Estados Unidos y la democracia".

Pero no es solo la forma poco halagadora en que Shakespeare describía a los plebeyos lo que es inconsistente con que él sea uno. Él también escribe como si fuera parte de la élite inglesa en lo que supuestamente son sus sonetos personales. Tomemos, por ejemplo, una parte de su Soneto 91: "Y tu amor es mejor que el abolengo". ¿Cómo sabría Shakespeare cómo era la "alta cuna" para hacer la comparación? Esto parece un deslizamiento probable por parte del verdadero escritor de los sonetos personales. Un escritor que habría sido una élite de algún tipo y no alguien de nacimiento común.

¿Por Qué El Autor Anónimo Elegiría A Shakespeare Para Ser La "Cara" De Sus Obras?

Hasta ahora, si me estás siguiendo, lo que he afirmado es que otro individuo más erudito, de noble cuna, escribió las obras y los sonetos de Shakespeare, y que este individuo (sea quien sea) arregló que el plebeyo William Shakespeare tenga el crédito mientras disfrutaba del anonimato. La pregunta que sigue, entonces, sería por qué un miembro de la élite elegiría a Shakespeare como la cara de sus escritos, e incluso cómo un miembro de la clase de élite habría conocido a William Shakespeare.

En cuanto a la primera pregunta de por qué William Shakespeare habría sido elegido por un noble o miembro de la realeza, francamente fue porque él era la elección perfecta. Mientras que William crecía en Stratford-upon-Avon, pudo tener una vida exitosa en Londres como comerciante de bienes raíces y como actor. Siendo un conocido actor en Londres, Shakespeare no habría tenido problemas para convencer a otros de que era capaz de escribir obras de teatro, siempre y cuando los demás no supieran que era analfabeto y a pesar de que el material estuviese fuera del conocimiento que él podría haber adquirido.

En cuanto a la pregunta de cómo un noble habría sabido acerca de la existencia de William Shakespeare para acercarse a él, es importante reconocer que Shakespeare fue un hombre de negocios exitoso cuando se trataba de bienes raíces y, al ser un actor, usó sus fondos para construir una compañía de teatro que hiciera obras de teatro. Esto sin duda le habría dado la reputación suficiente para que un miembro ambicioso de la nobleza lo notara. En resumen, William Shakespeare se convirtió en una opción atractiva para ser la "cara" de los escritos, porque Shakespeare tenía los medios para comprar más propiedades y construir más teatros en todo Londres para hacer producciones de las obras del escritor real, y hacerlo más rápidamente que otra persona.

¿Quién Escribió Las Obras De Teatro?

Para mí es obvio, dado el conocimiento del escritor sobre la vida de "clase alta" inglesa del siglo 16, la actitud del escritor y la representación de los plebeyos, que quien escribió las obras de Shakespeare pertenecía a la nobleza.

Hay teorías que sugieren que Edward de Vere, el 17° conde de Oxford y un poeta cortesano, fue el verdadero autor de las obras de Shakespeare. La principal razón de esto es la similitud entre los eventos de la vida de Edward, tal como se relatan en su biografía, y los eventos en las obras de Shakespeare. Hay escépticos de Shakespeare que creen que William Stanley, el 6° conde de Derby fue el verdadero autor. Stanley estaba casado con Elizabeth de Vere, cuyo abuelo materno se cree que fue la inspiración para el personaje de Polonio en Hamlet. Notarás, por supuesto, que todavía hay una conexión entre de Vere con William Stanley como autor. Los aspectos de los personajes de "Shakespeare" que no podría haber tomado Stanley de la vida de Edward, se podrían haber tomado del abuelo de su esposa Elizabeth. Para colmo, Stanley también tenía conexiones comerciales con King’s Men, la compañía de teatro que poseía Shakespeare. 

Pero otro candidato, y mi favorito, es Sir Francis Bacon. Me gusta Bacon como candidato porque hay (supuestamente) un código que queda en la obra de Shakespeare Trabajos De Amor Perdido que lo declara el verdadero autor: un trabalenguas latino encontrado en el acto 5, escena 1 "Honorificabilitudinitatibus"- que puede usarse como un anagrama que dice "Hola ludi F. Baconis nati tuiti orbi" ("Estas obras, fruto de F. Bacon, se conservan para el mundo"). Además, me gusta Bacon como escritor porque no se necesita un anagrama para vincularlo con las obras de Shakespeare, hay muchas conexiones en la superficie de los textos. Hay momentos en las obras de teatro donde "Shakespeare" reformula los dichos encontrados en los escritos de Bacon: "La poesía no es más que historia fingida" (Bacon, The Advancement Of Learning) se convierte en "La poesía más verdadera es pura imaginación" (Shakespeare, Como Gustéis); "Él deseó que no cerrara la puerta de la misericordia de Su Majestad" (Bacon, The Works Of Lord Bacon) se convierte en "Las puertas de la misericordia se cerrarán todas" (Shakespeare, Enrique V) De hecho, en 1883, la señora Henry Pott, que editó el Promus de Bacon, encontró hasta 4400 paralelismos entre su obra y la de William Shakespeare.

Escépticos Del Famoso Shakespeare

Para que no pienses que se trata de una loca y descabellada teoría de conspiración histórica a la que se ha aferrado un escritor desconocido con un blog, pensalo otra vez. Mark Twain escribió un libro completo sobre sus sospechas (¿Ha Muerto Shakespeare?, 1909), diciendo más notablemente: "¿Debo dejar por escrito el resto de las conjeturas que constituyen la enorme biografía de William Shakespeare? Se requeriría un diccionario completo para contenerlas. Él es un Brontosaurio: nueve huesos y seiscientos barriles de yeso de París". Sigmund Freud declaró con mucha naturalidad en su Autobiografía (1927): "Ya no creo que William Shakespeare, el actor de Stratford, haya sido el autor de las obras que le han sido atribuidas". 

Pero tal vez fue Ralph Waldo Emerson quien fue el crítico más condenatorio de la presunta autoría de Shakespeare cuando escribió en Representative Men (1850): "Mientras la pregunta sea sobre el talento y el poder mental, el mundo de los seres humanos no tiene uno igual [al de Shakespeare]. Pero cuando la pregunta es acerca de la vida, sus materiales y recursos '¿cómo me beneficia? ¿Qué significa?'... viene a la mente el veredicto egipcio de las Sociedades de Shakespeare, que era un joven actor y gerente. No puedo casar este hecho con su poesía. Otros hombres admirables han llevado vidas en cierta forma de acuerdo con sus pensamientos, pero el contraste en este hombre es grande. Si hubiera sido menos, hubiera alcanzado solo la medida común de grandes autores, de Bacon, Milton, Tasso, Cervantes, podríamos dejar el hecho en el ocaso del destino humano: pero que este hombre de hombres, el que dio a la ciencia de la mente un tema nuevo y más grande que jamás haya existido, y plantó en el estándar de la humanidad algunos estadios en el Caos - y no debería ser un sabio-, debe entrar en la historia del mundo como el mejor poeta que llevó una vida oscura y profana usando su genio para la diversión pública".

_____

*** Actualización 12 de febrero de 2016 *** He vuelto a este ensayo para publicar un discurso en la parte inferior que fue hecho por Tom Regnier LL.M. Tom Regnier fue un becario de Harlan F. Stone en la Facultad de Derecho de Columbia y fue nombrado presidente de Shakespeare Oxford Fellowship en 2015. Su charla es definitivamente una de las mejores conferencias que he visto sobre la cuestión de la autoría de Shakespeare. 

Fuentes

Mi información sobre la familia y el entorno de Shakespeare proviene de dos libros publicados por Oxford University Press titulados Oxford Companion to Shakespeare de Michael Dobson y Stanley Wells (2001), y William Shakespeare: A Compact Documentary Life de S. Schoenbaum (1987). 

La información sobre los paralelismos entre el trabajo de Bacon y el de Shakespeare se puede encontrar en dos libros: el trabajo de Frank W. Wadsworth The Poacher From Stratford: A Partial Account Of The Controversy Over The Authorship Of Shakespeare's Plays (University of California Press, 1958), y el Contested Will: Who Wrote Shakespeare? de James Shapiro.(Simon & Schuster, 2010). 

La información sobre el anagrama encontrado en Love's Labour's Lost se puede encontrar en el libro de K.K. Ruthven Faking Literature (Cambridge University Press, 2001). 

88x31.png