Insensibilidad A Mi Izquierda, Dogma A Mi Derecha

Cuatro días atrás concluyó la Marcha Femenina en Washington. La protesta no se trataba de un tema singular, sino de una manifestación de preocupación por todos los temas relacionados con la mujer. Dicho eso, un área importante de preocupación y ansiedad para las mujeres en la marcha fueron los derechos reproductivos bajo la administración de Trump. Dado que los republicanos también tienen mayoría en la Cámara y el Senado, es comprensible que tengan miedo.

Ayer, la Cámara de Representantes aprobó un proyecto de ley (H.R. 7) que prohíbe que el dinero de los contribuyentes se utilice para financiar abortos. El líder partidario de la mayoría de la Cámara de Representantes, Steve Scalise, comentó después de la aprobación de la ley que "salvaría millones de vidas" y mejoraría la "moral" del país.

Estos dos eventos resaltan el hecho de que muchas personas religiosas conservadoras esperan que en la nueva administración de Trump finalice el aborto legal en Estados Unidos, y de la misma manera les preocupa a muchos progresistas. Esto, inevitablemente, significa que internet está teniendo éxito ahora mismo. "Opositores al aborto" y "a favor del aborto" se están tirando letreros unos a otros con la velocidad de un rayo (quizás con la esperanza de que por primera vez en la historia de internet la mente de alguien cambie al leer los comentarios).

Esto no es nada nuevo. Lo hemos visto una y otra vez. Si bien el debate sobre el aborto atraviesa períodos de latencia y crisis, nunca desaparece por completo. Creo que es el tema más divisivo en los Estados Unidos. Más divisivo que las armas. Más divisivo que el matrimonio gay.

A nivel personal, me siento reacio a hablar sobre este tema en absoluto. No soy religioso ni conservador, entonces ¿por qué querrían las personas religiosas conservadoras escuchar mis pensamientos sobre el tema? Tampoco soy una mujer, entonces ¿por qué las mujeres deberían escuchar lo que un hombre piensa sobre un tema que no tiene nada que ver con él? Hablar de esto me parece mal.

Pero creo que la razón por la que finalmente decidí escribir sobre el aborto es porque sigo tropezando con él en el diálogo político. Cuando hablo con viejos amigos que son conservadores y me preguntan por qué soy liberal, después de hablarles sobre los derechos laborales, la economía, la protección del medioambiente y las libertades civiles, casi siempre preguntan al final: "Pero ¿qué pasa con el aborto? " Me vuelve a quedar claro que para muchas personas el aborto no es solo uno de muchos problemas. Es el tema que hace toda la diferencia con respecto a "de qué lado están" en la política estadounidense.

Especialmente en el Sur, los liberales somos principalmente conocidos no por la posición sobre la desigualdad de ingresos, la educación pública, la salud o incluso nuestra historia de lograr que las mujeres tengan derecho a votar, poner fin a la prohibición y detener la esclavitud. Nos conocen, casi exclusivamente, como las personas que están "a favor del aborto". Por lo tanto, no se puede esperar, como lo hice una vez ingenuamente, ser abiertamente de izquierda en el sur sin tener que explicar dónde se encuentra uno en relación con el tema.

Dicho todo esto, este es el único momento en el que voy a hablar sobre el aborto. Sin duda. No es un tema con el que me sienta cómodo hablando (una vez más, porque quien soy parece estar muy alejado del tipo de persona que debería expresar su opinión sobre el aborto), y me gustaría dejar que este artículo lo sea.

Hay puntos oscuros en las alas de los "opositores al aborto" y "a favor del aborto" que para mí parecen tener grandes agujeros en las argumentaciones, pero raramente se abordan. El ala de "opositores al aborto" creo que tiene un problema con cuándo dicen que la vida comienza, y el ala "a favor del aborto" creo que tiene un problema al negarse a comentar sobre cuándo comienza la vida. Para abordar estos dos problemas, decidí hablar primero del argumento de los "opositores al aborto" y luego comentar a continuación sobre el argumento de los que están "a favor del aborto".

_____

Las voces prominentes, tanto en la comunidad católica romana como en las comunidades evangélicas conservadoras, han defendido el apoyo al fin de la vida para los pacientes con muerte cerebral y han dicho que no forma parte del "pecado" de la eutanasia. Esto, según ellos, se debe a que una persona muere cuando su cerebro muere, incluso si el corazón sigue latiendo artificialmente.

El Dr. John Haas del National Catholic Bioethics Center escribe: "Es imposible practicar eutanasia a alguien con muerte cerebral, porque no se puede matar a alguien que ya está muerto".

Matt Slick del Christian Apologetics & Research Ministry (CARM) escribe: "Los procedimientos médicos de apoyo a la vida que se utilizan para mantener el flujo de sangre a los órganos donados para los servicios de trasplante no cambian el hecho de que, una vez que la actividad cerebral ha cesado, la muerte ha sido certificada médicamente. Dado el escenario presentado anteriormente, es razonable concluir que el alma ha pasado a estar con el Señor".

Hay una multitud de declaraciones que uno puede encontrar en línea en estas dos comunidades cristianas (católica y evangélica) que están de acuerdo con esta idea de que la persona y el alma se van cuando se va el cerebro.

Teniendo esto en cuenta, ¿no sería razonable concluir que porque la persona y el alma parten cuando el cerebro se va, esa persona y su alma también comienzan cuando el cerebro comienza? Esta parece ser la conclusión más racional si uno es cristiano. No sería razonable afirmar que la "persona" y el alma se van una vez que el cerebro muere, pero que de alguna manera entran antes de que el cerebro entre en existencia.

Esto, por supuesto, significaría que los evangélicos y los católicos tendrían que dejar de sostener que "la vida comienza en la concepción" y que deberían aprobar el aborto hasta la quinta semana, cuando el cerebro comienza a desarrollarse en un feto. A menos que argumenten que por el hecho de que la "persona" y el alma ingresan en un embrión durante la quinta semana eso no significa que la vida misma entra durante la quinta semana. Pero ese sería un argumento muy extraño, ya que el punto detrás de "la vida comienza en la concepción" es que el alma también comienza cuando comienza la vida, y eso es lo que hace que la vida humana sea preciosa.

Pero no solo quiero molestar a los conservadores religiosos.

El ala de los que están "a favor del aborto" también tiene un problema complicado. Principalmente, que a la mayoría de ellos no les importa sobre la cuestión de cuándo comienza la vida (algo que Naomi Wolf clamó hace más de dos décadas).

Recuerdo una conversación que tuve una vez con una mujer mayor que era demócrata en mi condado y, después de media hora de hablar sobre el aborto, ella me miró con frustración y dijo: "A todo lo que se reduce, señor Hochdorf, es a la elección de una mujer. ¿Es una mujer libre de hacer lo que quiera con su cuerpo o no?"

"Entiendo que la elección de una mujer es importante" le contesté, "y nunca diría que los derechos reproductivos deberían revertirse. Pero, al mismo tiempo, si el debate sobre el aborto es solamente sobre 'la elección de una mujer', entonces, según esa lógica, una mujer puede optar por abortar el feto minutos antes del parto".

Esta señora se veía visiblemente incómoda. Estaba claro para mí que instintivamente sabía que había más sobre el tema del aborto de lo que estaba dispuesta a admitir. Pero después de unos segundos de silencio, ella simplemente se rió saliendo de esa incomodidad y dijo "Está siendo dramático".

Aquí está el tema: yo no estaba siéndolo.

Hay un problema real con los progresistas creyendo que el debate sobre el aborto es estrictamente sobre la elección de una mujer y nada más, porque pensar esto permite a la sociedad ignorar completamente la pregunta de cuándo comienza una persona y qué califica como "persona". Si no hablamos sobre las características que hacen a una persona y cuándo comienzan, entonces ¿qué debemos pensar de los bebés que nacen sin cerebro? (Hidranencefalia)? O incluso de bebés que nacen con daño cerebral severo. En otras palabras, la cuestión filosófica fundamental que rodea el tema del aborto también va más allá. Y es por eso que se debe hablar de eso.

Como izquierdista secular, me gustaría ver una tercera vía en el debate sobre el aborto. Uno que entienda la necesidad del aborto legal en instalaciones médicas accesibles y seguras, al tiempo que toma en serio la preocupación por la vida exhibida por los religiosos. Una tercera vía que, a través de la razón y una comprensión científica de la mente/conciencia, puede precisar el tiempo aproximado en que una persona se convierte en persona, identificando así un momento durante un embarazo en el que el aborto es moralmente aceptable y un momento en que ya no lo es. Este pensamiento "híbrido" de los "opositores al aborto" y los que están "a favor del aborto" podría no ser aceptado por la derecha y la izquierda. De hecho, seguro no lo será. Pero, francamente, no estoy en un concurso de popularidad y tiene que haber una forma de salir de estos viejos debates que parecen nunca llevar a ninguna parte.

Screen Shot 2018-02-13 at 5.38.06 PM.png
88x31.png